El panela tiene una enorme importancia agrícola (y económica) para Colombia, que es el segundo productor mundial de azúcar de caña no centrifugado después de la India. Fue desde la India que se introdujo el azúcar en Occidente, por cortesía de los portugueses.

La panela es un gran componente de la dieta bogotana y colombiana; la mayoría de la gente tiene un bloque en su despensa, usado en todo, desde el té hasta los pasteles. Debido a que es barata y abundante, muchos colombianos pobres obtienen la mayor parte de sus calorías de la panela, y el colombiano medio consume unas 75 libras de panela al año.

Hirviendo bloques de panela en agua se hace aguapanela, una bebida dulce que se consume caliente o fría, con jugo de limón. El aguapanela también se considera una bebida energética natural, gracias a sus grandes calorías (y al hecho de que es básicamente azúcar); ciclistas profesionales de fama mundial de la sierra cundiboyacense lo avalan. También es, cuando se hierve junto con jengibre, manzanilla y limón, un remedio local para el resfriado.

El aguapanela se sirve a menudo con diferentes tipos de panes, como almojábanas, envueltos de maíz y arepas (pan de maíz plano). También su infusión es sabroso con jengibre, y en algunos casos, se mezcla con ron y hojas de eucalipto para unos ricos cócteles…. ¡salud!