Originario de Antioquia, pero rápidamente difundido por todas las latitudes del territorio colombiano, este tradicional y exquisito plato incluye arroz, frijol, chicharrón, tajadas maduras, morcilla, chorizo, paltas, carne picada y huevos fritos. Sí, todos esos ingredientes en un solo plato.

Según indican algunas hipótesis, aunque no existen datos oficiales sobre la creación de la bandeja paisa, las primeras versiones de este emblema culinario de Colombia no sucedieron en Antioquia si no en un restaurante de Bogotá, en la década de los años 1960, cuando se intentó agasajar a los invitados de un evento con comida antioqueña.

En aquel restaurante, su dueño pidió a cocinero que elaborara para un evento especial que iba a haber un plato que sea típicamente antioqueño. Es decir, que incluya diferentes tipos de carne y frijoles. El cocinero del lugar, hizo caso al pedido y organizó un bufé con diferentes ingredientes inspirados en las comidas de aquella región.

Los invitados a aquel evento se comenzaron a servir los distintos ingredientes y preparaciones que estaban cuidadosamente exhibidos, y de esta manera se fue generando, casi casualmente, un plato repleto de ingredientes que marcó para siempre a la tradición cocinera de Colombia.

Según la zona del país o el momento del día en que se consuma, la bandeja paisa puede experimentar múltiples variaciones en sus ingredientes. Es muy frecuente encontrar personas que la toman como desayuno, acompañados por café. En esas ocasiones, la bandeja suele incluir huevos revueltos y alguna preparación con plátano maduro.