Así es en Cali no solo se baila la mejor salsa del mundo sino que se come de lo mejor, sus platos típicos se deben a la gran fusión y diversidad de razas y culturas que han existido en su historia,  una muestra de ello, es su exquisita comida, entre los que se encuentran las empanadas, el arroz atollado cuya consistencia es mojada y se prepara con longaniza, cerdo y papa amarilla, y el delicioso sancocho de gallina.  Bebidas típicas, hay que mencionar el famoso champús, que es una bebida preparada con maíz, piña picada en trozos pequeños, pulpa de lulo, melado de panela y hojas de naranjo.

Además, es muy típico de la región el cholado, una bebida que se prepara con hielo triturado o raspado, frutas en trozos, salsas y leche condensada. Después de deleitarte con la exquisita comida de Cali, también se pueden disfrutar dulces postres como el manjar blanco que es una especie de arequipe que se prepara a base de leche, arroz y azúcar, para comerlo solo, aunque también se puede usar como relleno para galletas y alfajores; las cocadas, las gelatinas de pata y las macetas del Valle y el aborrajado que se prepara con plátano maduro y queso.

Y haciendo honor a la famosa vitamina CH colombiana las marranitas, que se preparan con relativa facilidad a partir de tocino el cual se sala  y  unta el cuero con bicarbonato se cocina en agua y luego se frita en trocitos muy pequeños  quedando pedacitos muy crocantes de chicharrón, a los cuales se les agrega  cebolla larga picadita y ajo, por otro lado se frita plátano verde pintón  por troncos de cinco  centímetros, se aplastan  en caliente y en el centro de coloca una cucharada de chicharroncitos y con la ayuda de un plástico se forman bolitas rellenas, las cuales son refritas en aceite, quedando así  una deliciosa  marranita valluna.

Las empanadas del valle también son peculiares pues se elaboran a partir de masa de maíz, puré de yuca y fécula de maíz, esta masa se cocina   luego se amasa y  se hacen las empanadas cuyo relleno es solo carne  en cuadritos con guiso criollo y puré de papa criolla amarilla, se fritan y listo.

Este tipo de comidas son especiales para unas onces a media tarde o a media mañana.

Las macetas vallunas son dulces artísticos artesanales, lindos de ver y sabrosos  para disfrutar, se derrite azúcar en agua, y se crea una melcocha maleable con la que después de  amasarla o estirarla varias veces da un color blanco  y  se le puede dar colores para armar figuras y personajes de moda, al final es como comer una colombina, se suelen fabricar estos dulces para celebrar el día de San Pedro y San Pablo o el día de los padrinos como regalo para los niños.

Finalmente los dejo con el fragmento de la letra de una canción del famoso grupo Niche,  que hace alusión a otras delicias gastronómicas del valle del cauca “Salsa  ají”:

¡Si por la quinta vas pasando! 
Es mi Cali bella que vas atravesando… 
Si por la tarde las palmeras, 
se mueven alegres, 
la noche está esperando... 

No hay cañaduzal que se esté quieto, 
y quiere que lo piquen, 
pa'que se vuelva aguardiente… 
No hay nadie que se quede en casa, 
un día en la caminata… 
¡Pa'gozar la cabalgata…! 
Y usted amigo que viene de lejos, 
agarre pues la suya… 
¡Que se me vuelve pendejo…! 
¡Y fiesta…! 
¡Y rumba! 
Y rumba que es la feria de la caña… 

Yo me lo como con ají, 
me lo paso con ají… 
Porque así me gusta a mí…! * 

¡Esto es cuestión de pandebono! 
¡Esto es cuestión de pandebono! 

Grupo Niche.