La producción de la gelatina de pata se realiza de forma totalmente artesanal y natural. Se hace obteniendo una gelatina que es producto de hervir durante un largo tiempo una pata de res hasta lograr un colágeno, que se combina con panela, leche, canela y vainilla. Luego se bate y se espolvorea con fécula de maíz.

El lugar originario de este postre es Andalucía, en el Valle del Cauca, motivo por el cual se conoce a estas tierras como “tierra dulce” o “la capital de la gelatina”. En los años 30 del siglo XX comenzó a desarrollarse en esta zona una importante actividad comercial en relación a la fabricación de este postre.

Si bien es muy dulce y calórica, la gelatina de pata cuenta con variados beneficios para el organismo humano. El colágeno que tiene aporta beneficios que son muy significativo para el mejoramiento de la piel, las uñas y el cabello. Además, es un postre muy rico en proteínas.

Es habitual encontrar esta golosina empaquetada y envasada para consumir en el momento o llevar como regalo. En los hogares colombianos hay quienes la elaboran de manera casera y muchísimos restaurantes de comida tradicional la incluyen en su carta de postres. En la actualidad, además de Colombia, este postre puede encontrarse en otros países de América Latina, como Bolivia o Argentina.