Esta receta de comida colombiana es  típica de la región de los departamentos de Cundinamarca y Boyacá, tierras que se caracterizan por ser en su mayoría de clima frio El altiplano cundiboyacense es un espacio de tierras altas y planas localizado en la cordillera oriental de los Andes colombianos. La principal actividad, fuera de las ciudades, es la actividad agropecuaria entre las que se destaca la ganadería lechera junto con producción de lácteos y cultivos de papa y maíz. También se cultiva trigo, cebada, cilantro, cebolla, ajo, soya, durazno, tomate de árbol, uchuva, mora y, en la Sabana de Bogotá hay importantes cultivos de flores. Estas son actividades que requieren mucha energía y el clima que era tan helado requería de alimentos calientes para dar y  reconfortar a sus habitantes, sin embargo  las labores del campo  demandan mucho tiempo, así que la changua se convierte en esa comida calientica saladita fácil y muy rápida de preparar, con ingredientes que fortalecen y ayudan a descansar el cuerpo. Es  muy apropiada a la hora del desayuno, en remplazo del caldo de papa con costilla, o en la noche de comida.

 Los ingredientes son: el agua, la leche, la cebolla, el ajo, mantequilla, huevos, calados, almojábanas, cilantro, queso y sal al gusto. El agua puede ser reemplazada por caldo de pollo o de costilla, la cebolla se prefiere de la larga o junca o verde esta es de sabor más fuerte pero no picante, los ajos de los pequeñitos morados, también por su sabor más concentrado, la mantequilla debe ser a partir de lecho no de manteca animal ni vegetal, la cantidad de huevos varia según el apetito de cada comensal, los calados son  parecidos a las tostadas o al pan tostado solo que son más duros, a las almojábanas las mencionare mas adelante, pero pueden ser reemplazadas por pan aliñado no dulce, en cuanto al queso se prefiere fresco  del campesino o doble crema.

Muy bien entonces un truquito personal de una rola bogotana, es sofreír en la mantequilla la cebolla picadita finamente y el ajo picado o macerado con sal, luego si se puede agregar  el agua y solo una tercera parte de leche, se espera a que hierva y con suavidad se agregan los huevos al caldo, se baja el fuego, después de cinco minutos se puede servir. Entonces en cazuela de barro o en plato hondo se ponen el queso, el calado y la almojábana en pedacitos, se sirve el caldo y el huevo y sobre todo una cucharada de cilantro finamente picado.

Llego la hora de la almojábana, este es un producto propio de Soacha municipio de Cundinamarca aledaño a Bogotá. Receta de tradición oral desde épocas de la colonia, aun que se realiza con gran simpleza en otras partes del mundo, la mejor es de esta región y requiere ingredientes de la mejor calidad y sin procesos previos es decir que se utiliza leche recién ordeñada aun caliente del ordeño, para preparar la cuajada, huevos criollos, harina de maíz, sal y polvo para hornear; entonces se mezclan todos los ingredientes y se amasa hasta tener una textura que facilite el armado de bolitas  del tamaño más pequeño que la palma de la mano y se hornean por 20 minutos  a 230 grados centígrados, salen doraditas y un poquito crujientes para saborear solas  o en la changua. Que delicia, seguro que te encanta.