Historia

Son muchos los historiadores que sostienen que este plato proviene de la gastronomía árabe, y que esta pasa a manos europeas con el pasar de los años.

Incluso, se tiene un registro de la pepitoria que data de 1732, que define que la práctica de la pepitoria se utiliza para cocinar un guiso, confirmando con ello, la antigüedad de este plato.

Una vez pasados los años, la pepitoria fue adquiriendo popularidad en toda Europa, gracias a la simpleza de sus ingredientes y su sabor extraordinario.

Asimismo, se dice que en Francia este plato se preparaba con carne de ganso, algo que explicaría el motivo de su nombre, mismo que deriva del francés «petit-oie», y se traduciría como «pequeño ganso».

Siendo así, como para finales del siglo XIX este plato era todo un éxito, siendo el preferido de figuras importantes como Isabel II, reina española.

Y debido a su popularidad, no cabe duda que los europeos trajeron consigo esta receta, que debió gustar mucho, ya que se quedó con un puesto importante en la gastronomía de lo que hoy conocemos como Colombia.

Datos curiosos

Si bien este guiso se elabora a base de distintos tipos de carne, junto con huevos y almendras, también suele ser acompañada con azafrán, tomate, cebolla, salsa de soja, ajo, arroz o albóndigas.

Es frecuente consumirla durante los almuerzos. Siendo infaltable en reuniones familiares.

Pero además de valorarse por su sabor, también ha ganado fama de saludable, pues contiene hierro, magnesio, cobre, proteína, antioxidantes y vitamina K.