Orígenes

En la región de Bogotá y la Cordillera de los Andes es donde se originó el Ajiaco; pero aun así es posible hallarlo en cualquier parte del país, más que nada en las zonas frías o de montaña, debido a la necesidad de calentarse un poco. Lo Mismo ocurre con otros países de clima similar, como Perú y Chile.

Antiguamente era elaborada con carne de oveja o res, pero en la actualidad es más común utilizar pollo, siendo esta su fuente proteica principal, y también se le añade crema de leche u otro aderezo a elección. Además, se acostumbra servirla en tazones de barro.

Ingredientes

La constitución del Ajiaco es bastante diversa, existiendo muchas versiones del mismo, que van desde las más sencillas, ?aquellas que puedes elaborar en tu hogar?, hasta las más complejas.

Con respecto a sus ingredientes, la conforman las mazorcas, el pollo, la cebolla larga, ajo, el cilantro, la crema de leche, aceite, alcaparras, sal, pimienta al gusto, y finalmente, papa ?pudiendo ser las papas sabaneras que es la papa blanca, la papa criolla que es la papa amarilla, la papa pastusa que es la papa negra? peladas y cortada en pequeñas rodajas que, al momento de la cocción, quedarán deshechas, logrando que la sopa obtenga un espesor mayor.

Las alcaparras son opcionales, pues todo dependerá de los gustos. Y, al momento de servirlo, puedes elegir entre acompañarlo con arroz blanco, aguacate, crema de leche u otro.

Se recomienda cocinarla a fuego lento para que agarre el sabor de cada uno de los ingredientes.

Importancia

El Ajiaco es uno de los principales exponentes del arte culinario colombiano, a tal grado que se convirtió en uno de los antojos principales de sus ciudadanos, especialmente en Bogotá y zonas cercanas.