¿Por qué es tan importante?

Colombia es un país cuya gastronomía está caracterizada por incluir sopas; de hecho, cada zona tiene una sopa típica. En este caso, los colombianos pueden consumir el sancocho en cualquier momento, ya sea durante el día o la noche, sin importar si el clima es frío o caluroso. Ninguna situación es suficientemente fuerte para evitar que sea degustado.

Originario de la región de Valle de Cauca, el cual contiene las ciudades Cali, Buenaventura y Tuluá; es considerada una comida completa que suele cocinarse lento. Muchos señalan que no hay nada más rico que el olor y sabor de un auténtico sancocho colombiano.

Anteriormente, así como en la actualidad, cuando las familias acudían al rio de paseo, solían armar un fogón para cocer la sopa en ollas bastante grandes; cosa que le daba un saborcito a leña, y hacía que la familia se reuniera, deseando repetir la comida varias veces.

Variaciones

Según sea la región donde se preparará, cambiarán algunos ingredientes, pero lo que siempre contiene es yuca, maíz, papa y plátano. Y se sirve con arroz blanco, tajadas, aguacates y cilantro picado. También hay quienes le añaden mazorca y condimentos como la cebolla.

Y al haber tantos modos distintos de preparación, lo lógico es desear probarlos todos. Uno de los más populares es el sancocho trifásico, que incluye tres tipos de carne, pollo, gallina, cerdo y costillas de res. Aunque los que eligen uno más básico, se sienten a gusto con su sancocho tradicional de gallina.

Al ser tan popular, va cambiando de región a región, pero no solo se consume en Colombia, pues también lo preparan en Ecuador, Panamá, Puerto rico, Venezuela y otros países.

De lo que estamos muy seguros es que los colombianos amarán por siempre este plato.