Esta comida típica colombiana y tolimense es preferida para eventos sociales como matrimonios, bautizos, eventos políticos, grados  y más, sin embargo  como es tan delicioso también se vende por porciones personales en  restaurantes  y hasta se consigue en presentación enlatada.

Se acompaña de insulso y arepa, y para algunos con papa salada. El insulso es una natilla hecha con harina de maíz que se envuelve en hojas de bijao  o plátano y se pone a asar al lado de la lechona, la arepa es de la blanca e insípida o  la que llaman arepa paisa y la papa  es la que se cocina con cascara, hervida en agua y que se le rocía abundante sal antes de servirla.

Como prepararla

Al cerdo, de origen árabe que llego al país por medio de los españoles, se le cría  hasta los ocho meses de edad,  se sacrifica el animal se limpia muy bien quitando con calor el pelo, y  se deja solo el cuero con el tocino,  es decir se deshuesa la carne y se deja  en refrigerador por un día bañada por un licuado de cebolla larga o junca,  ajo,  comino, color, sal y pimienta luego en el momento de la preparación, la carne de cerdo previamente marinada se pone como primera capa luego se coloca las alverjas pre cocidas y se cubren con mas carme, se cierra  el lechón cociéndolo con aguja e hilo, cuidando bien que no queden agujeros y se rocía con abundante jugo de naranja agria, se coloca en la bandeja  para hornear por 5 a 20 horas dependiendo del tamaño y la cantidad de lechonas al horno, pues por lo general  se preparan muchas al tiempo, al sacar del horno se escurre la grasa o manteca de cerdo que después puede ser utilizada en la elaboración de otros deliciosos platillos colombianos y ya queda lista para el consumo. Cabe aclarar que esta es la más cercana versión original, pero que existen variaciones  en las que se agrega arroz o alverja verde y otras donde no se cuece la cabeza llamándose entonces cojín de lechona. El aspecto debe ser tostado  o dorado por todo el cuero y es que  hasta la cabeza la decoran, como para darle un  punto gracioso o folclórico como se diría en Colombia.

El placer de esta receta es la combinación de texturas es decir, llevar a la boca un bocado del suave  y exquisito relleno y combinarlo  mordiendo el chocante chicharrón o cuero de la lechona, sin olvidar el acompañante sea este el insulso, la arepa o la papa.

Es tan apetecida la lechona que existe un sector en la capital  del país, Bogotá, que se le llama la zona L donde muchos locales se dedican a la venta de lechona, todos dicen tener la mejor tolimense y hasta hay  versión  dietética. Por las carreteras del Tolima especialmente  vía al Espinal, donde gustosamente  le ofrecen probar gratis este delicioso manjar. Gusta tanto que  más de 20000 personas viven del comercio de  la lechona  y al mes se venden más de 2500 lechonas en solo Bogotá.

Que es muy grasosa, que engorda, que hace daño, mentira, hace daño no comerla y la lechona no engorda el que engorda es uno.