La fiebre por conseguir el oro sembró consigo violencia e injusticia, a diferencia de esto el maíz que se sembraba y sigue cultivando  nos regala vida y felicidad cada vez que disfrutamos alguna de las preparaciones que se logran con esta maravillosa materia prima, por ejemplo la mazamorra.

¿Qué es la mazamorra? Según La enciclopedia libre Wikipedia, la mazamorra es un plato popular de varios países latinoamericanos y de la provincia de Córdoba (España). La denominación proviene de la culinaria española, probablemente derivada del árabe hispánico, aunque sus diferentes preparaciones se consideran herederas de las tradiciones culinarias de las culturas indígenas prehispánicas en aquellas regiones de Hispanoamérica donde se consume. Se llamaba “mazamorra” al guiso con el que se alimentaba a los galeotes (remeros, casi siempre forzados, en los navíos llamados galeras) y a los marineros, que consistía en las legumbres disponibles, generalmente lentejas y garbanzos, cocidos juntos, y alineados con algunos vegetales disponibles, normalmente pimientos.

Podríamos aportar que la mazamorra es un alimento energético y nutritivo a base del grano de la mazorca es decir el maíz, el cual al ser cocinado  en agua produce un líquido espeso que se puede sazonar con sal o dulce, que se puede tomar frio o caliente, solo o con verduras o leche. Apropiado a toda hora del día y en todo clima.

En Colombia varias comidas típicas  se diversifican según la región e igual transformación  ocurre con la mazamorra. Particularmente en Antioquia, Colombia, la mazamorra es simplemente maíz pelado muy bien cocido, también conocido como Peto. Su preparación consiste en hacer hervir el maíz en agua durante varias horas, el cual debe quedar completamente blanco para su presentación final. Para que el grano ablande suficientemente es mejor colocarlo en remojo durante toda la noche previa a la cocción. Y para acortar el tiempo de cocción  se debe usar la olla a presión  o cuando hierve, se le puede agregar una pizca de bicarbonato de sodio. Como el maíz así preparado puede resultar algo insípido, puede ser importante combinarlo con otros sabores, especialmente dulces como la panela y el azúcar. La mazamorra antioqueña suele ir acompañada con leche, y se sirve en tazones grandes.

En el Altiplano Cundiboyacense, existen dos tipos de mazamorra; una dulce preparada igual que la antioqueña solo que se sirve caliente y se endulza con melado de panela, que usualmente es usada en la preparación de chicha, a esta mazamorra se le puede adicionar al gusto del consumidor, queso o leche condensada e incluso para que espese mejor se licua un poco de los granos blandos del maíz cocido junto con leche y se hierve por un  poco mas de tiempo esta mezcla; y una salada que es una sopa espesa que resulta de mezclar una masa hecha con harina de maíz, cebolla, cilantro y ajo, a la que se añade el resultado de cocer habas, frijoles, papas, y una planta llamada "tallos" dándole también sabor con hueso de agujas o cadera . Está última recibe también el nombre de Mazamorra Chiquita, para diferenciarla de su contraparte dulce.

En la Región Caribe se prepara la mazamorra con plátano maduro, leche y rajas de canela. Como truco  se le agrega queso costeño para aportar el sabor salado. También se hace con maíz verde y con fécula de plátano verde, el cual ha sido  deshidratado previamente.

En otras regiones esta preparación de maíz se come también como caldo con un trozo de carne asada, papa salada, plátano asado y guacamole.

Se dice que la mazamorra es  el pan de los pobres y leche de las madres con los pechos vacíos.